sábado, 27 de julio de 2013

Crea tu propio estilo y viste a la moda que quieras


Si no te sientes a gusto con tu imagen ni contigo misma, debes ser consciente de que necesitas un cambio. Hacer un cambio de imagen, encontrarte bien frente al espejo es un proceso muy largo y que requiere mucho esfuerzo y trabajo. Pero al mismo tiempo, es un proceso muy bonito y en el que merece la pena emplear todos tus esfuerzos. Y es que no hay mayor aventura que la de encontrarse a sí mismo.

Primero tienes que tener claro qué quieres conseguir. No me vengas con que quieres ser como Angelina Jolie. Para empezar porque sólo hay una en el mundo. Sólo hay una con su genética, su carrera, su dinero y su personalidad. Angelina Jolie nació para ser Angelina Jolie. Tú naciste para ser tú. No reniegues de ti misma. Tú también puedes ser la protagonista de tu vida. Sólo tienes que aprender a quererte, a aceptarte y a sacarte partido. 

Puedes fijarte en personajes famosos o de tu entorno, pero no para ser como ellas, si no para aprender de ellas.
Si estás pensando en dietas milagrosas, operaciones, aumentos, reducciones… puedes encontrar mucha información en este sentido por Internet y recurrir a especialistas en esas materias. Aquí no hablaremos de esos temas ni te recomendaré nada de eso. 

Te acuerdas de la típica pregunta para niños de ¿qué quieres ser de mayor? Pues la modificamos un poco, ¿cómo quieres ser de mayor? (si, ya sé que 'eres ya un adulto') ¿cómo te gustaría ser? ¿qué clase de persona imaginas? ¿qué es lo que no te gusta de ti? Pon atención a los aspectos físicos y de carácter y personalidad que no te gusta de ti y que te gustaría cambiar.
El cambio debe hacerse despacio, paso a paso, nada de cambio radical. Tienes que aprender tu misma a manejarte con soltura y naturalidad. Establece unas prioridades de lo que quieres cambiar y ve añadiendo nuevas rutinas de cambio poco a poco. 




Hoy vamos a empezar con: Quiero cambiar mi forma de vestir. Quiero tener estilo propio.

Reflexiona: Detalla lo que no te gusta de tu estilo y cómo te gustaría que fuera. Más colorido, más favorecedor, vestir a la moda, saber conjuntar. Un consejo: debes vestirte acorde con tu edad y en tu vida profesional, acorde con ella, pero manteniendo tu estilo. No se trata de renovar tu armario, si no de sacarle partido. Unir lo que tienes a prendas nuevas de cada temporada, encontrar lo que te sienta bien, hacer nuevas combinaciones, etc. 

Limpieza: Echa un vistazo a tu armario y elimina todo lo que ya no te pones, o que no te has puesto nunca ni te vas a poner, y sobre todo lo que está deteriorado. Más de una vez habrás abierto las puertas de tu armario, lleno de ropa, y habrás dicho: es que no tengo nada que ponerme. Haz limpieza de todo. Abrigos, ropa interior, bolsos, zapatos, complementos. Seguro que alguien de tu familia o amigas le saca utilidad. Si no, al contenedor de ropa o a alguna ONG que recolecte ropa. 

Análisis: Piensa un poco sobre lo que no te pones o no te has puesto nunca ¿no te gusta cómo te queda? ¿es el color? ¿o no sabes con qué combinarlas? Si es que no saber combinarlas, resérvalas, ¡aprenderás a hacerlo! Selecciona las prendas que te quedan bien y las que no. Observa las que te gusta llevar, ¿por qué? ¿Es el corte de la prenda? ¿El color?
Haz una lista: de lo que necesitas para actualizar tu armario y dar a las combinaciones un nuevo toque. Piensa en lo que necesitas para ir al trabajo, para salir, para los momentos de ocio. Una vez decidido lo que necesitas comprar echa un vistazo a las tiendas. 

Busca en Internet: Por suerte ahora lo tienes todo en la red, así que puedes ver parte de lo que te encontrarás en la calle con un par de clics. Entra en las tiendas que te gustan y se ajustan a lo que puedes gastar. Ver los looks con los que combinan las prendas también te ayudará. Eso evitará que pierdas el tiempo buscando lo que quieres. Así podrás ir a tiro hecho. Aunque te invito a  que una vez en la tienda aproveches para probarte cosas diferentes. Como te contamos en el post ¿Qué es la moda? Lamoda eres tú:Olvídate de: es que el rojo no me sienta bien, es que el color marrón no me gusta, es que no sé llevar tacones. ¡Prueba todo lo que no te atreves! ¡Todo lo que piensas que no es para ti! Como poco, vas a descubrir que las camisetas de tipo X te sientan bien y que los colores de la temporada te gustan.” 

Date tiempo: poco a poco irás prestando más atención a los looks que ves a tu alrededor, y te irás forjando una idea de lo que te gustaría llevar e irás en busca de ello a las tiendas. ¡Sé flexible! ¡No te obsesiones con una prenda o un look que sólo está en tu cabeza!
Necesitas tiempo para ir encontrando poco a poco tu estilo y necesitas tiempo para habituarte a ir como te gusta. Si ves que por las mañanas vas con el tiempo justa para ir a trabajar y acabas poniéndote lo mismo de siempre, dedica cinco minutos, sólo cinco minutos, la noche anterior a pensar en el conjunto del día siguiente. Déjalo preparado donde te sueles vestir. Así la noche anterior tienes tiempo y estás más relajada para pensar el look. Ya verás como en poco tiempo podrás hacerlo por las mañanas. Tendrás todos los conjuntos posibles en tu cabeza y ya tendrás más confianza para combinar cosas nuevas. 

No te excuses en: ya lo haré cuando tenga tiempo, empiezo el lunes, cuando llegue septiembre me pongo con ello, cuando cambie de trabajo, cuando encuentre un trabajo, cuando cobre el dinero de este mes, después de las vacaciones, cuando tenga dinero para ir de tiendas… ¡NO! Si quieres cambiar algo, no lo retrases más, no te distraigas con acabar de ver el capítulo de la serie no se qué, uy que tengo que leer ahora mismo no se qué novela, espera que acabo una partida más de Candy Crush Saga… ¡NO!  
¡Empieza a hacer algo por ti hoy!


No hay comentarios:

Publicar un comentario